Datos personales

Mi foto
Spain
Un tipo que le da a la vida el toque de humor imprescindible para vivirla.

sábado, 31 de octubre de 2015

Calabacines Rebozados.

Muy buenas, amigas y amigos:

Hoy os traigo una receta fácil, rápida y económica...Pero, antes, quiero dedicar esta entrada a mi buen amigo Cándido que tantas y tantas horas hemos compartido en la Piscina. Un poquito nadando, otro poquito hablando.

Necesitamos:
-Un calabacín
Lo lavamos y lo cortamos en rodajas no muy gruesas, con piel y todo.

-Un plato con harina ( si el plato es de barro, mejor; porque la harina no se pega. Y, así es más fácil de fregar después)
-Un plato con huevo batido ( normalmente necesitaremos dos huevos. Depende de la cantidad de calabacín que tengamos)
-Un plato con pan rallado.

Una vez cortado el calabacín, debemos ponerlo con sal en un plato cuya base sea un papel de cocina absorbente.
El calabacín suelta mucha agua y con la sal más el papel eliminaremos mucha de ella.

Después metemos la rodaja de calabacín, primero en el plato con harina ( le damos vuelta y vuelta), segundo en el plato con huevo (vuelta y vuelta) y finalmente en el plato con pan rallado ( también vuelta y vuelta)


Una vez hecho esto lo introducimos en el aceite previamente calentado y en unos minutos le damos la vuelta para que se frían por el otro lado.


Aquí depende de los gustos. Los hay que lo prefieren más hecho, otros menos. A mi me gusta poco hecho... pero para gustos, colores; para campos, flores y para ....., sujetadores ;)


Poner también un papel absorbente en la bandeja de servir para que absorba parte del aceite.
Y así es como queda. 


Por último, os dejo uno de los maravillosos sonidos que tiene la cocina.



Un abrazo enorme, amig@s

sábado, 4 de julio de 2015

Rencor


Me encuentro  en un momento de mi vida extraño. El Ángel de hace un año no es el mismo que el de ahora.
No digo que sea otro, sino que ha cambiado para mejor.
Siempre, la gente de mi círculo social, me ha considerado "buena gente"....(y por círculo social no me refiero solo a mi abuelina o a mi madre:)
Aún así, ahora quiero ser mejor persona. Si antes apoyaba a dos ONGs ahora quiero apoyar al doble. Y si antes sentía pena pasivamente por algo, ahora quiero ayudar activamente...

Pero el mayor cambio que he experimentado ha sido en el PERDÓN. En eliminar de mi todo rencor hacía conflictos pasados.
No he analizado, ni pienso hacerlo, si fue culpa mía o del prójimo.No es eso.
Lo que quiero es limpiar de manchas oscuras mi alma, corazón, espíritu o llámalo como quieras.

Y me he puesto a ello hace unos meses. He intentado contactar con todas las personas que yo creía que no había buena sintonía entre nosotros o hayamos tenido algún enfrentamiento. Seguramente me he olvidado de muchas o incluso habrá otras que ni yo mismo sepa que tienen pensamientos negativos hacía mi.

El método empleado ha sido, como no, Internet.
Es increíble lo fácil que es buscar, encontrar y saber de alguien a través de la Red.
Facebook, twitter...o simplemente poner el nombre y apellidos en Google y sabes donde vive, su Whatsapp....
El resto es mandar un mensaje, una solicitud de amistad.
Y esperar...

Por un lado, me encontraba muy bien. Yo he hecho lo que mi conciencia me estaba pidiendo y ya, por ese simple gesto, era feliz.
Lo que el otro me contestará, ignorará o, incluso, me pusiera a parir, ya no dependía de mi.
Yo había intentado reconstruir unas relaciones humanas que estaban encontradas. Y, por ello, me sentía en paz conmigo mismo.

Y, el resultado fue fantástico, porque con que uno solo hubiera contestado amigablemente ya estaría muy orgullosos por ambos. Pero es que fueron varias personas las que contestaron, mantuvimos conversación y estamos en la categoría de amigos en la red social en la que hemos conectado.

Tampoco eran muchos mis "enemigos" y muchos ya ni sabíamos porque nos distanciamos. Pero lo importante es que el rencor no existe por ninguno de los dos lados.

Por supuesto que todavía hay otros que no han contestado pero como sonda mandada al espacio, el mensaje lo tienen y, por mi parte, aquí tiendo mi mano.

Tampoco con esta entrada pretendo dar un consejo, ni mucho menos. Yo he llegado a esta etapa por motivos personales que me han hecho recapacitar y darme cuenta de lo insignificantes que somos por muy importantes que nos creamos.
No hay nadie superior, ni nada tan importante que nos impida ser felices.

miércoles, 11 de marzo de 2015

We can, no. Podemos.

Aunque el título lleva implícito el anzuelo político, el contenido es otro: una defensa a la maravillosa lengua española que la estamos arrinconando para adoptar términos ingleses que nos hace parecer ridículamente más profesionales.

Obviamente, el Ingles debe ser parte de nuestras relaciones laborables pero no más que cuando no haya otro idioma entre nuestro interlocutor y nosotros. 

Es absurdo que entre un señor de Albacete y otro de Burgos, se dé está conversación vía correo electrónico:

"Hola Paco
Necesito un brainstorming sobre "Customer Service" para nuestro workshop. 
Deadline este viernes.
Un saludo
Manolo."

No creo que la empresa entre en quiebra si el correo fuera el siguiente:
"Hola Paco:
Necesito unas ideas sobre  "Servicio al Cliente" para nuestra reunión de trabajo.
Fecha limite este viernes.
Un saludo.
Manolo."

Y porque no quiero entrar en las conversaciones cotidianas donde ahora lo genial es "cool", un servicio de cocina es " un catering" y a un descanso se le llama estúpidamente "break".
Pero, quizás, lo que más me indigna es que el "hijo de p..." de toda la vida, ahora se le llame "motherfunker".

"¡Oh hideputa bellaco, y cómo sois desagradecido, que os veis levantado del polvo de la tierra a ser señor de título y correspondéis a tan buena obra con decir mal de quien os la hizo!"
(El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha,  Miguel de Cervantes Saavedra)

lunes, 2 de febrero de 2015

Estados de ánimo

Muy buenas a tod@s:

Hoy cedo orgullosamente mi blog a mi hijo de 13 años, Rubén; que inspirándose en el genial Mario Benedetti ha escrito este emocionante poema:

"Estados de ánimo"

Unas veces me siento
como rica montaña
y otras como colina
de comunes faldas

unas veces me levanto
como un precipicio
y en otras como un ocaso,
negro, pero muy cercano

a veces uno es
riachuelo entre árboles
y otras veces iguales,
como el Manzanares

pero hoy me siento apenas
con una triste careta
con la que con una
se deprime solo al verla


                                     Rubén Lago Castro